BLOG

  • PADULUCE

¿Qué son las Nuevas Sustancias Psicoactivas (NPS)?

Actualizado: 7 sept


¿Qué son las Nuevas Sustancias Psicoactivas (NPS)?


Con el término Nuevas Sustancias Psicoactivas (NPS en sus siglas en inglés) se alude a un conjunto de #drogas que por su formulación o distribución novedosa aún no están reguladas internacionalmente. Según esta definición, las NPS son:

  • Drogas de nueva formulación.

  • Drogas que, sin ser de descubrimiento reciente, aún no están reguladas internacionalmente por no haberse asociado a patrones problemáticos de consumo.

  • Sustancias utilizadas en ámbitos como la industria, el cuidado del hogar o la práctica veterinaria que en la actualidad son consumidas por humanos.

  • Modificaciones de la formulación química de drogas conocidas, convirtiéndose así en nuevas sustancias sobre las que no pesa prohibición alguna.

Por lo tanto, debido a que las NPS no son exclusivamente "nuevas drogas", algunos organismos juzgan más oportuno utilizar el término drogas emergentes. Este es el caso, por ejemplo, del Plan Nacional sobre Drogas de España, que en un estudio dedicado a la materia define así a las drogas emergentes:

“Sustancias que aparecen en el mercado de las drogas en un momento determinado y son una novedad. Pueden ser conocidas previamente o ser nuevas drogas, pueden haber aparecido anteriormente o nunca antes".


¿Son las NPS ilegales?


Como ya hemos dicho en la propia definición de NPS, estas drogas tienen por principal característica el no estar declaradas ilegales, ya que no están recogidas en los convenios sobre drogas de las Naciones Unidas. Por lo tanto, no son ilegales. Lo que sí es ilegal es su consumo y la comercialización para su consumo.

Las autoridades, una vez descubierta una nueva sustancia con efectos nocivos en el mercado, ponen en marcha el estudio de sus efectos y el procedimiento necesario para prohibirla, lo cual provoca un vacío legal que los traficantes aprovechan con fines ilícitos para vender NPS afirmando que no están destinadas al consumo humano. Sin embargo, una vez cumplido este trámite, las NPS reguladas ya no pueden comprarse y venderse libremente, puesto que ya han sido incluidas en los convenios sobre drogas.


¿Cuáles son los principales tipos de NPS existentes?


El Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (EMCDDA) ha descrito seis principales familias o grupos de Nuevas Sustancias Psicoactivas:


-cannabinoides sintéticos

-catinonas

-triptaminas

-piperazinas

-fenetilaminas

-derivados de los opioides


Un porcentaje importante de todas las sustancias descubiertas por las autoridades europeas pertenece al espectro de los llamados cannabinoides sintéticos. Conocidos coloquialmente como spice, este grupo de sustancias tratan de imitar los efectos de la marihuana, pero parecen ser mucho más nocivas para la salud que esta. Pese a la escasa información disponible, se han documentado graves intoxicaciones, alguna de ellas mortal. Otro gran subgrupo de drogas emergentes está formado por las catinonas o estimulantes sintéticos, que tratan de emular los efectos de drogas ilegales como la cocaína, el MDMA o el LSD. Este mercado se encuentra en la actualidad en auge y preocupa especialmente a las autoridades. Algunas de estas NPS son el 3-MMC, el Hex-En o el 4-CMC, esta última detectada por primera vez en España en 2022.

También hay que destacar, por su peligrosidad, a los opioides sintéticos, especialmente el α-Metilfentanilo (China White), un derivado sintético del fentanilo y una de las drogas más potentes existentes en la actualidad. El abuso de opioides, legales e ilegales, ha causado una verdadera epidemia en Estados Unidos en los últimos años, y según los datos disponibles causaron unas 71.000 muertes por sobredosis tan solo en el año 2021.


Muchas de las drogas aquí citadas ya están sometidas a fiscalización internacional... y, por lo tanto, ya son ilegales.


¿Cómo y dónde se venden las NPS?


Cuando una Nueva Sustancia Psicoactiva es descubierta, el hecho de que no esté clasificada como ilegal favorece su circulación, llegando incluso a comercializarse a través de internet y las redes sociales. Sin embargo, la oferta de estas drogas es bastante volátil: muchas de estas sustancias desaparecen prontamente del mercado, mientras que otras parecen haber encontrado su nicho y muestran una prevalencia en el consumo relativamente estable.


El mercado de las NPS está influenciado por las dinámicas de los mercados de drogas ilegales, ya que muchas de las primeras se venden como bienes sustitutivos de las drogas tradicionales, con la diferencia de ser más baratas y más fácilmente accesibles. En consonancia con esto, cabe hablar del llamado "efecto globo": ante un aumento del control de una determinada sustancia, tanto sus oferentes como sus consumidores tienden a desplazarse hacia otras drogas con efectos similares pero con menor regulación.


Riesgos de las NPS


Respecto a los problemas para la salud pública que plantea la proliferación de Nuevas Sustancias Psicoactivas, lo primero que hay que destacar es la desinformación existente en lo que respecta a los riesgos y daños que puede ocasionar su consumo. Y es que los efectos a corto y largo plazo de la gran mayoría de estas drogas de nueva síntesis no han sido estudiados.


Esta situación se ve agravada por los procederes criminales de la propia oferta, ya que en muchas ocasiones se venden NPS sin decir qué compuestos activos poseen o incluso afirmando que son otras drogas, como ya hemos visto que ocurre con el MDMA o la cocaína. También es frecuente que algunas NPS se utilicen como corte de otras sustancias para aumentar los efectos psicoactivos de la droga en cuestión.


Los riesgos que entrañan esta desinformación se multiplican en el caso del policonsumo, ya que se desconoce cómo interactúan en el organismo humano las NPS si se consumen junto a otras drogas. La práctica del policonsumo es, presumiblemente según los datos disponibles, muy frecuente entre los usuarios de las drogas emergentes.


Por último, siguiendo al Plan Nacional sobre Drogas en su ya citado informe sobre drogas emergentes, puede afirmarse que “la velocidad a la que las NSP aparecen en el mercado, la imposibilidad de aplicar las legislaciones punitivas pertinentes, la lentitud en la tramitación de su incorporación a las listas de fiscalización y el oscurantismo y opacidad que proporciona Internet, hacen que el sistema de control actual se vea ampliamente desbordado por el fenómeno de las nuevas drogas”.


Situación de las NPS en 2021 en España.


Desde 2014 a 2020, el Sistema Español de Alerta Temprana ha detectado un total de 122 Nuevas Sustancias Psicoactivas en territorio nacional (cifra que se eleva hasta las 448 NPS para el conjunto de la Unión Europea -más Turquía y Noruega-). En el caso español, 4 de estas sustancias fueron descubiertas por primera vez en 2020.




El peligro de consumir sustancias con efectos psicoactivos no aptas para el consumo humano es muy alto, no solo por los efectos que puedan tener... sino también por el desconocimiento en la práctica médica de sus posibles efectos, por ende, de su tratamiento en caso de adicción a las mismas. Por todo ello, la facilidad para obtener este tipo de sustancias y su bajo precio no deben de ser un aliciente para su compra: la falta de información convierte a estas sustancias en drogas aún más peligrosas que las convencionales. ¡Estad alerta! .


Si necesitas ayuda por un problema de adicción a las drogas, no dudes en contactar con nuestro equipo.



Nuevas Sustancias Psicoactivas (NPS)





69 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo